Cruceros a Castries, Santa Lucia

Sulphur Springs

Majestuosos picos gemelos: los Pitons

Pueblos pesqueros, serpientes y playas salvajes

Busca tus cruceros por el Caribe y las Antillas

Castries

Una belleza arrebatadora

Viaja a Santa Lucía, en las Antillas Menores, a bordo de tu crucero MSC por el Caribe y las Antillas, y descubre magníficas playas de arena blanca, exuberantes bosques y las famosas Pitons, compuestas por unos espectaculares picos volcánicos gemelos Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que, como símbolos del país que son, aparecen en la propia bandera. 


Fundada por los franceses en 1664, Santa Lucía pasó tantas veces de manos francesas a inglesas y viceversa que fue conocida como la “Helena de las Indias Occidentales,” hasta que los británicos se hicieron definitivamente con el control en 1814. Desde la arquitectura a la gastronomía, encontrarás huellas del legado de franceses e ingleses por toda la isla (que obtuvo su independencia en 1979), especialmente en Castries, la capital.


Las excursiones de MSC por Santa Lucía tienen algo que ofrecer a todos los pasajeros. Súbete en un autobús y recorre las concurridas calles de la ciudad de Castries. Haz un crucero en catamarán hasta los Pitons para disfrutar de unas preciosas vistas del Petit Piton y el Gros Piton, con una altura de casi 800 metros. O si no, recorre las plantaciones de bananas y visita la pintoresca Bahía Marigot, considerada la más hermosa de todo el Caribe por el novelista estadounidense James Michener. 


Si deseas vivir algo verdaderamente especial, descubre el mundo de los estampados de batik en Caribelle Batik, y luego contempla los Pitons desde tierra firme durante un bello recorrido a la Finca Soufrière, del siglo XVIII, donde aprenderás un montón de cosas sobre el coco y el cacao. Por un lado, podrás descubrir cómo se abren los cocos, cómo se asan en un horno tradicional y cómo se convierten en copra (coco seco) antes de ser procesados y transformados en productos del día a día como jabones, bronceadores o aceites de cocina; y por el otro, aprenderás cómo se fermenta el cacao, cómo se seca al sol en tendales, y cómo se aplasta para convertirlo en polvo para dar lugar a los palos de cacao que posteriormente se transformarán en chocolate. 


¿Tienes ganas de aventura? Pues entonces saca toda la adrenalina que llevas dentro y disfruta de las vistas desde lo alto de una tirolina entre árboles. Recorre piscinas de burbujeante lava y descubre el único volcán del mundo que puede visitarse desde el coche en los manantiales sulfurosos de Sulphur Springs, o si no, haz esnórquel por la reserva marina y contempla una gran cantidad de especies, como corales o erizos de mar.

Qué ver en Castries

Descubre nuestras excursiones

    Santa Lucía

    Entre aldeas de pescadores y manantiales termales
    Entre aldeas de pescadores y manantiales termales

    Cuando llegues a Santa Lucía probablemente no te sorprenderá tanto el Monte Gimie, la montaña más alta de la isla, como los dos espectaculares conos volcánicos conocidos como Pitons. El Petit Piton y el Gros Piton son los símbolos de Santa Lucía y la meta de numerosas excursiones durante tu crucero MSC por el Caribe.

    Bajo estos dos conos se encuentra Soufrière, fundada por los franceses en 1746, una alegre localidad situada en la hermosa bahía dominada por los Pitons; toma su nombre de los manantiales de aguas sulfúreas que abundan en la región. No deberías perderte los Jardines Botánicos Diamond con sus baños minerales; o la Cascada Toraille, rodeada de jardines tropicales, o las cascadas termales de Piton.

    Durante tu crucero por Santa Lucía puedes sumergirte en la vida local de Choiseul, una aldea de pescadores con una iglesia a orillas del mar de un intenso color azul, y su pequeño mercado de pescado. Un poco más al norte, la playa de Sab Wee-Sha tiene una preciosa arena negra y no está muy concurrida.

    Puedes disfrutar de la flora casi virgen y la fauna de Santa Lucía en la reserva natural de the Maria Islands, refugio de rarísimos ejemplares de reptiles como el lagarto Cnemidophorus vanzoi o el Dromicus ornatus, una rara serpiente no venenosa.