Cruceros a Ilhabela

Arquitectura colonial portuguesa
Mares de aguas azules y atractivas playas
Una isla exclusiva y de lujo

Busca cruceros por Sudamérica

Ilhabela

Sumérgete en la vegetación tropical

Ilhabela es, sin lugar a dudas, uno de los lugares más bonitos de la costa brasileña que se extiende entre Santos y Río. Nada más bajar de tu ​crucero MSC estarás rodeado de naturaleza.
Los impresionantes paisajes montañosos de la isla, de origen volcánico, se alzan a una altitud de 1.370 metros y están cubiertos por un denso follaje tropical. Con un 83 % de la isla protegida por los límites del Parque Estadual de Ilhabela, las docenas de cascadas, hermosas playas y mares de aguas azules han contribuido notablemente a la fama de la isla.

Ya sean viejos o nuevos, la mayoría de edificios presentan un estilo colonial portugués sencillo, en el extremo opuesto del osado estilo de Guarujá. La isla es uno de los lugares favoritos de la alta sociedad de São Paulo, la cual se aloja en grandes y discretas casas en la costa, a menudo con muelles para yates de lujo o helipuertos.

La mayoría de los 30.000 habitantes de la isla viven en la protegida costa oeste y el principal núcleo de población es el pequeño pueblo de Vila Ilhabela (a menudo apodado el «Centro»). Durante las excursiones de MSC por Sudamérica podrás visitar Vila Ilhabela con sus bonitos edificios coloniales y la Igreja Matriz, una pequeña iglesia cuya construcción se terminó en 1806. Situada en lo alto de una colina, la iglesia se asemeja a un gran pastel de bodas de color blanco y azul, cuenta con un suelo de mármol español y es un estupendo lugar para refugiarse del sol y disfrutar de las vistas a la región.

Siguiendo la ruta costera al sur de Vila Ilhabela por la orilla situada en dirección a tierra, las playas son pequeñas pero agradables. Las tranquilas aguas son populares entre los amantes del windsurf y la carretera está repleta de bares y restaurantes hasta llegar a Perequê, la segunda ciudad más grande de la isla, situada a medio camino hacia el sur de la isla y el puerto. Sin embargo, basta con alejarse unos cuantos kilómetros para disfrutar de playas más atractivas, la mayoría de las cuales son accesibles en goleta y/o vehículo todoterreno.

Qué ver en Ilhabela

Descubre nuestras excursiones