Cruceros a Cristóbal/Colon

El fuerte San Lorenzo
La ribera del lago Gatún
La bahía de aguas turquesas de Portobelo

Busca tus cruceros por el Caribe y las Antillas

Cristóbal

El Canal de Panamá, naturaleza salvaje y pueblos indígenas

Panamá está íntimamente ligada al Canal de Panamá. Y es que, mientras que el país conecta Centroamérica con Sudamérica, el Canal, abierto en 1914, une el Mar Caribe con el Océano Pacífico, reduciendo el tiempo de travesía y conectando actualmente a 160 países y 1700 puertos en todo el mundo. Alabado como una maravilla de la ingeniería, este curso de agua artificial y su elaborado sistema de esclusas es uno de los principales logros del siglo XX.


Al llegar a Colón, la puerta de entrada a Panamá, a bordo de tu crucero MSC por el Caribe y las Antillas, encontrarás una irresistible yuxtaposición de lo antiguo y lo moderno, lo natural y lo artificial, así como unos enormes buques contenedores informatizados que transitan por el canal surcando bosques vírgenes repletos de ranas fluorescentes y esquivos gatos salvajes. 


Reserva una de nuestras excursiones y súbete a un ferry que te llevará por todo el Canal de Panamá, cruzando lagos y esclusas, y atravesando el Puente Centenario y el Puente de las Américas. Finalmente llegarás al puerto del Pacífico, a la entrada del Canal de Panamá, desde donde disfrutarás de un recorrido en autobús de 90 minutos que te llevará de vuelta al barco. 


Y no demasiado lejos de la incesante actividad del canal podrás descubrir una naturaleza de lo más salvaje. Haz un eco-crucero guiado por el lago Gatún, rodeado de bosques. Gatún, creado en 1913 para rellenar el fértil valle del río Chagres, es el mayor lago artificial del mundo, y forma parte del dique y el canal. Podrás contemplar aves exóticas, monos, perezosos, iguanas, cocodrilos... Tras el crucero, haz una caminata por el bosque y sigue el sendero ecológico que rodea el lago. 


Aléjate del recorrido habitual y descubre, gracias a otra de nuestras excursiones, el mundo de los emberá, a tan solo media hora en piragua por el río Chagres. Los emberá, que viven los mismos años que cuando llegaron los españoles en el siglo XVI, te darán la bienvenida con sus vestidos típicos, sus bailes, su música y sus objetos: cestas, joyas y el cocobolo, una pequeña escultura hecha de un tipo especial de madera. 


El crucero a Colón también te permitirá descubrir la agitada Ciudad de Panamá, capital del país, con su agradable mezcla de modernidad y arquitectura colonial. Disfruta de una hermosa visita al Casco Viejo de la ciudad, repleto de adoquines, o a la Ciudad Colonial, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO


Fundado en 1673, el Casco Viejo o Casco Antiguo se construyó después de que, dos años antes, la ciudad original quedara prácticamente arrasada tras el ataque del capitán inglés Henry Morgan. El Casco Antiguo está repleto de edificios históricos, como la catedral y el teatro nacional, un monumento francés a los 22 000 trabajadores que perdieron la vida durante la construcción del Canal de Panamá, o el fabuloso paseo de Las Bóvedas. El recorrido también incluye una breve visita a las esclusas de Agua Clara (centro de expansión) para aprender cómo funciona el Canal de Panamá.

Qué ver en Cristóbal

Descubre nuestras excursiones

    República de Panamá

    Exuberancia cautivadora
    Exuberancia cautivadora

    Montañas de bosques nubosos, islas cubiertas de exuberantes palmeras, vibrantes culturas indígenas y la capital más bulliciosa de América Central, unas vacaciones en Panamá te ofrecen una variedad de paisajes sorprendente para un país tan pequeño.

    Este alargado y sinuoso país tiene una historia única: desde las caravanas de mulas cargadas de mercancías del Camino Real español hasta la apertura de la selva por el canal más famoso del mundo, Panamá ha cobrado gran importancia como atajo entre el Mar Caribe y las aguas del Pacífico


    Constituye también una encrucijada biológica, por lo que el istmo puede presumir de una biodiversidad vegetal superior a la de la Amazonia. 

    El tamaño compacto de Panamá hace que gran parte de sus atractivos sean muy accesibles. 

    En un crucero por Panamá conocerás su irresistible contraste entre lo antiguo y lo moderno, lo artificial y lo natural: grandes buques Panamax informatizados transitan por el canal a través de selvas vírgenes llenas de ranas fluorescentes y esquivos gatos monteses, todo ello a solo media hora en piragua de las aldeas donde los campesinos de Emberá practican la agricultura de subsistencia. 


    Visitando su desconocido interior y sus poco visitadas fronteras, puedes explorar los archipiélagos y las selvas inexploradas, parando en pueblecitos, amigables aldeas y remotos eco-lodges, y desde el Volcán Barú, el pico más alto de Panamá, podrás disfrutar de unas vistas únicas del sol saliendo tanto por el Océano Atlántico como por el Océano Pacífico, que te dejarán sin aliento