Cruceros a Willemstad, Curazao

Una ciudad pintoresca Patrimonio de la Humanidad
Cuevas de Hato

Parque Nacional de Shete Boka

Fort Amsterdam 

Busca tus cruceros por el Caribe y las Antillas

Willemstad

Aires europeos, una cultura vibrante y maravillas naturales

Curazao, una isla caribeña de una arrebatadora belleza perteneciente a Holanda y ubicada frente a las costas venezolanas, cuenta con impresionantes costas, playas ocultas en cuevas maravillosas, arrecifes de coral y dos climas diferentes: uno húmedo y tropical, y el otro seco. 


Con aires europeos, la capital, Willemstad, se caracteriza por tener una apasionante escena artística y gastronómica, una hermosa arquitectura colonial de tonos pastel, una gran cantidad de museos y una actitud optimista, en parte gracias a su economía en auge. 


Cuando llegues a Willemstad a bordo de tu crucero MSC por el Caribe y las Antillas, tendrás tantas excursiones a tu alcance como climas tiene la isla. Podrás escoger entre recorridos culturales o por la naturaleza, entre playa y senderismo, o incluso optar por una combinación de ambas; tú eliges. 


Empieza explorando los estrechos callejones de Willemstad y contemplando las curiosas viviendas de colores brillantes del casco antiguo, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las casas de estilo colonial holandés, con tejados inclinados y colores rosas, verdes claros, azules y amarillos, de manera alterna, contrastan con el azul monocromo del cielo y el mar, un paisaje digno de subir a Instagram. Entre nuestras excursiones destacan un recorrido en autobús y un recorrido guiado a pie, gracias a los cuales podrás conocer los lugares más famosos de la ciudad, que te dejarán con la boca abierta. 


En la entrada a la bahía de Sint Annabaai, situada entre los dos distritos de Willemstad, se encuentra Fort Amsterdam, uno de los fuertes más importantes de la isla. Construido en 1635, alberga actualmente la sede del gobernador, una iglesia protestante y un museo. La iglesia, erigida en 1769, fue incendiada por un barco de guerra británico en 1804, y de hecho, aún puede observarse una bala de cañón incrustada en la pared suroeste. Otro fuerte que merece la pena visitar es Fort Beekenburg, situado sobre Bahía Caracas. Construido en 1703, se utilizó de forma activa en el siglo XIX para defender la isla de los franceses, los ingleses y los piratas, y se trata de una de las fortificaciones mejor conservadas del Caribe. 


Tu crucero a Curazao te permitirá recorrer la fábrica en la que se elabora el famoso licor curazao. En la resplandeciente Mansión Chobolo, de color amarillo, podrás visitar la antigua destilería, conocer el proceso de destilación y, por supuesto, degustar el curazao azul. 


Si lo que deseas es vivir una experiencia de otro mundo, haz una breve excursión al norte de Willemstad, pasando al lado de salinas y flamencos, y descubre las cuevas de Hato con una visita guiada. En esta maravilla natural aprenderás sobre estalactitas, estalagmitas, formaciones calizas y, con un poco de suerte, divisarás murciélagos magueyeros. 


Y si prefieres contemplar la impresionante costa de Curazao, te invitamos a hacer otra de nuestras excursiones que te llevará por el campo, pasando por antiguas plantaciones, hasta Boka Tabla, dentro del Parque Nacional de Shete Boka, en la costa norte. Descubre las preciosas cuevas y las interesantes formas rocosas que, con el paso del tiempo, ha originado la fuerza del agua a lo largo de 11 millas de costa virgen.

Qué ver en Willemstad

Descubre nuestras excursiones

    Curazao

    Lagos de sal y exuberantes cactus
    Lagos de sal y exuberantes cactus

    No deberías perderte la oportunidad de conocer la más peculiar de las islas del Caribe: Curazao, con sus cactus y sus plantas de hoja perenne que delinean paisajes que recuerdan a las sabanas africanas y sus lagos de sal donde los flamencos vienen a descansar.


    El ambiente subacuático es similar al de las demás islas del Mar Caribe, así que aquí también encontramos una interesante barrera coralina. Se puede visitar el proyecto de protección y la mejora artificial de la barrera, frente a la playa de PortoMarie. Como en las otras de las llamadas islasABC” (Aruba, Bonaire y Curazao), el idioma que aquí se habla es el papiamento. Escuchar los sonidos de esta lengua criolla basada en el portugués, el español y el holandés, con influencias de otras lenguas africanas y arawak, es ya toda una experiencia en sí misma. Un crucero por Curazao quiere decir entrar en un mundo donde se mezclan los estilos colonial, español y holandés.

    La cantidad de edificios históricos que hay en Willemstad han conseguido que la ciudad entre a formar parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO: es el lugar fuera de Holanda con la mayor concentración de arquitectura holandesa del siglo XIX. Hay interesantes tours para ver las numerosas casas coloniales y las llamadas kasdipal’imaishi, las antiguas viviendas de los esclavos que recuerdan a las aldeas de África occidental.