Kotka

El Arte Nouveau de Helsinki
La majestuosa Catedral de San Nicolás
Sapokka, un jardín de cuento

Encuentra cruceros en el Norte de Europa

Kotka

El sol de miediancohe

Finlandia es un lugar mágico, fascinante e inesperado, una tierra de contrastes: veranos con luz solar hasta medianoche e inviernos fríos con pocas horas de sol.

Con un crucero MSC podrás descubrir Finlandia, a través de Kotka. Su nombre significa"águila", y es una ciudad portuaria, a poca distancia de Helsinki, la cual podrás visitar con una de nuestras excursiones.
 
Con vistas al mar Báltico, Helsinki, la capital de Finlandia, es una ciudad vibrante y verde con modernos restaurantes y bares, y exuberantes parques. La ciudad está situada en un archipiélago formado por más de 330 islas llenas de campings y playas.
 
Para conocer Helsinki, te recomendamos pasear por los antiguos barrios de Katajanokka, Kruunuhaka, Eira y Kallio, donde podrás admirar el Arte Nouveau finlandés presente en muchos edificios. No debes perderte el Teatro Nacional Finlandés, la estación de tren y la plaza con el antiguo mercado de Hakaniemi, donde los residentes locales compran desde verduras, pan y pescado hasta joyas y sellos.
 
La Catedral de San Nicolás domina la ciudad. El imponente edificio blanco, de estilo neoclásico, se inspiró en el Panteón de París y se completó en 1852. Cada año, es visitado por más de trescientas mil personas. La catedral domina la gran Plaza Senaatinori, el corazón institucional y cultural de la ciudad.
 
Otra excursión recomendada te llevará al jardín de agua de Sapokka. Este oasis verde fue renovado a mediados de la década de 1990 y se encuentra cerca de Kotka. La vegetación es exuberante y sus colores cambian según las estaciones: en primavera, los árboles florecidos lo convierten en todo un espectáculo. El arroyo que atraviesa el parque está compuesto por agua del mar.

¿Qué ver en Kotka?

Encuentra excursiones en Kotka

    Finlandia

    Excentricidad y misterio
    Excentricidad y misterio

    Culturalmente muy influenciada tanto por su vecina oriental, Rusia, como por occidente, Finlandia sigue siendo uno de los países más enigmáticos del Norte de Europa.

    Es conocida por el carácter lacónico y conciso de sus habitantes, por la costumbre de relajarse desnudos en una sauna y por sus peculiares y extraños festivales anuales (de hecho, esa rareza constituye buena parte del encanto del país). El paisaje finlandés es en gran parte llano y está interrumpido por bosques y lagos, pero tiene variaciones regionales. Un crucero por Finlandia te llevará hasta el sur, cuyo paisaje puede ser menos emocionante pero está compensado por la presencia de la capital, Helsinki, con su espléndida arquitectura de fin-de-siècle y soberbias colecciones de arte moderno y contemporáneo, así como de Turku, la antigua capital, con buenos museos y una gran vida nocturna.

    En la frontera con Rusia al este de la ciudad industrial de Tampere, las grandes extensiones de agua de la Región de los Lagos suponen una vía natural de transporte para la industria de la madera. De hecho, hay más agua que tierra, y muchas aldeas surgen sobre estrechas lenguas de tierra comprendidas entre los lagos. Al norte de aquí, el territorio se eleva gradualmente y los bosques de Laponia son uno de los territorios más atractivos de Finlandia, además de ser el hogar de los Sami, una tribu semi-nómada que se dedica a la cría de renos.